lunes, 18 de julio de 2016

¡Feliz día!



A las personas que en mi hospital trabajan
sin descanso y con placer
quiero dedicarles este poema
les quiero agradecer
su esfuerzo en cada jornada
con humanidad y buen hacer.

Tenemos un gran equipo
como dicen multidisciplinar
en el que todos unidos
tenemos que celebrar
seguir cumpliendo objetivos
y cada año brindar
para que nuestros pacientes
se sientan fenomenal
nos elijan como siempre
y le demos bienestar.
Feliz día.
Victoria Martín Egido.

El alma también duele.


Siento el dolor que te abruma
y entre redes sociales que te juzgan
ese momento injusto que no te merece.

Por que tu lo vales, porque tu lo deseas...
y quieres correr un tupido velo
entre el calor que agota tus ideas...

No sufras princesa, respira hondo 
deja esas lágrimas caer en tu pañuelo...
si pudieras volver atrás...
si pudiera el aire penetrar en tus pulmones...
con voz serena entonarías tu canto de de otra manera.

El perdón que te mereces
el perdón que yo te doy
pasando página entre cortinas de humo
allá donde vayas con la mirada triste
respira hondo y vuelve a brillar 
porque todo el mundo merece una segunda oportunidad.
Feliz día. 
Victoria Martín Egido.



¡Despierta!





Mañana tranquila entre cantos al azar
ver como paso la vida llena de tranquilidad.
A través de mi ventana las canciones escucho al despertar
son los pájaros de la alegría que me dan bienestar.
A este mundo lleno de dudas
parece que cada día más...
sin un motivo preciso quiero yo facilitar
y aconsejarle sin duda que ya es hora de centrar
y vivir en el presente, enfocarlo de verdad
recordándolo cada mañana para poder realizar
tus inquietudes y sueños que te va a facilitar
esa felicidad que necesitas y que en tu interior está.
Feliz día.
Victoria Martín Egido.


Datos personales