Entrada destacada

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un teléfono gratuito de atención a la maternidad.

Nace un teléfono gratuito de atención a la  maternidad en Madrid La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un   teléfono gratui...

14 de diciembre de 2009

Mis ojos se llenaron de lágrimas


Hoy fui a misa a los Claretianos y lloré todo lo que quise , la homilia era un ejemplo humano de la sociedad en la que vivimos.
Contaba el Padre Lorenzo Camarero, Prior de los Claretianos y Misionero en Camerún, lo que le pasó a un taxista una noche.

Lo llamaron sobre las dos de la mañana, era tarde pero pensó que alguien lo necesitaba y que iba a acudir a hacer su trabajo.
Se dirigió a la dirección a recoger al pasajero, tocó al timbre y una ancianita de ochenta y tantos años, pequeña y con una voz suave le pidió que llevara su pequeña maleta al maletero del taxi, así lo hizo, luego la ancianita dió una vueltecita por su casa, cerró la puerta, se agarró del brazo del taxista que con cariño la acomodó en el taxi.
La ancianita le dió un papel con la dirección a la que tenía que ir y le dijo que lo hiciera por el centro de la ciudad, el taxista le dijo que era un recorrido muy largo que el sabía otro más corto, pero la ancianita insistió y le dijo que quería ver por última vez la ciudad que se dirigía a una residencia de ancianos y no volverían a ver sus ojos su querida ciudad.
Automáticamente el taxista bajo la bandera y sin contador recorrió la ciudad durante dos largas horas..., cuando llegó al destino pidió la cuenta al taxista que no le cobró nada, ella tenía familia, pero ....se vió sóla, por Navidad y para siempre.
Los valores humanos del taxista que la acompañó y le dedicó su tiempo las últimas horas por su querida ciudad nos damos cuenta que hay mucha gente en el mundo con valores humanos.
Vaya homilía, rompí a llorar y tuve que buscar rápido mis pañuelos, no paraba de llorar, me dió tanta pena de la soledad de la ancianita, pero no fui yo sola, la señora de mi derecha también con disimulo se estaba limpidado las lágrimas, cuando nos dimos la paz me dió un abrazo entrañable que jamás olvidaré, no la conozco de nada, jamás la había visto, pero era una ancianita.....que dolor...., se sentiría ella identificada con la homilia del Padre Lorenzo,.....

Bueno pues estas fechas para mi son tristes, echo de menos a mis padres y abuelos ....estaba muy unida a ellos, que pasen pronto y que nuestros corazones sean tiernos y humanos y no escatimemos nuestro tiempo en acompañar en esta época a las almas que sufren en soledad.