Entrada destacada

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un teléfono gratuito de atención a la maternidad.

Nace un teléfono gratuito de atención a la  maternidad en Madrid La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha un   teléfono gratui...

28 de marzo de 2009

MI FILOSOFÍA DE VIDA



Victoria Martín Egido: "Venir a trabajar al hospital me da alegría"
Además de auxiliar de enfermería de Paritorios en el Hospital Infanta Sofía, de Madrid, es una de las blogueras de Diariomedico.com y una entusiasta (de verdad) de su trabajo.
David Rodríguez Carenas 26/03/2009
Casi una hora de entrevista con Victoria Martín Egido, auxiliar de enfermería de Paritorios del Hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes (Madrid), es tiempo de sobra para darse cuenta de que uno se encuentra ante una persona especial. A veces, conceptos como "entusiasta de su trabajo" y "calidad asistencial" suenan a términos vacíos. En Martín Egido, una de las blogueras de la plataforma Médica Blogs, de Diariomedico.com, suenan a ciertas. A muy ciertas.

¿De dónde surge el interés por desarrollar el blog?
-Comencé con un blog en la comunidad literaria Libro de Arena, de la Casa del Libro. Y he seguido con el de DM. Me gusta escribir; es una manera de expresarme. Además, me resulta fácil hacerlo sobre algo que quiero desde el corazón.

¿A qué se refiere?
-Al hospital. Desde el día de la presentación, cuando Cristina Pineda, supervisora del Área de Investigación, Desarrollo y Formación, nos explicó todo sobre el hospital, mirándonos a los ojos, me di cuenta de que este hospital quería personas y no códigos de barras.

¿Cómo fue el cambio desde La Paz -su anterior hospital- al Infanta Sofía?
-Los protocolos son los mismos que en La Paz, donde empecé a trabajar en paritorio.

¿Cómo fue ese inicio?
-Yo había pasado por todos los sitios de un hospital hasta que en La Paz me propusieron trabajar en paritorios. He de agradecer la formación que recibí allí. La primera noche tenía miedo de no poder ayudar en todo, pero Raquel, la matrona, fue muy amable. Esa noche participé en 22 partos y terminé llorando de alegría mientras esperaba el autobús de vuelta a mi casa.

¿Y el inicio en el Infanta Sofía?
-El primer parto que atendí aquí me hizo mucha ilusión. Fue un parto natural, sin epidural, algo que cada vez se hace más. La niña se llamaba Alicia.

¿De dónde saca sus inmensas ganas de trabajar?
-Se llama vocación. Si no vienes por dinero debes sacar lo que llevas en el alma. Venir a trabajar aquí me da alegría. Para eso es importante la educación que hayas recibido, porque somos como esponjas.

¿Comparten el resto de profesionales sanitarios del centro su alegría?
-Sí, por lo general están contentos.

¿Cómo ha sido el alumbramiento del hospital?
-Lo he visto desde que estaban los obreros y va a mejor. Cada vez hay más pacientes y fama. En el blog las entradas sobre el hospital son las más comentadas. Los pacientes son agradecidos -con nombres y apellidos- pero no se les da la oportunidad de demostrarlo.

El blog es una oportunidad para ello. ¿De dónde sale su título: Calidad asistencial?
-Surgió antes de que empezara a formar parte del Comité de Calidad Percibida del centro. La calidad asistencial es lo que busca el paciente, que quiere cariño, un valor añadido. Hay que volcarse con el enfermo en una atención integral.

¿No cree que la calidad a veces es un término hueco?
-No basta con crear protocolos; hay que sentirla.

¿Cree que por lo general hay una buena opinión del profesional sanitario?
-Creo que sí. La sanidad española es de las mejores del mundo. Al principio la bata impresiona, pero si el paciente se abre, todo mejora. El médico también tiene que hacer de psicólogo y por eso el ordenador a veces puede perjudicar. Para que mire al paciente a los ojos, el médico tiene que contar con personal de apoyo para las tareas informáticas.

¿Y dónde surge el subtítulo del blog: El que hace lo que ama está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando tenga que llegar?
-Es una verdad como la copa de un pino, dicha por el cantautor Facundo Cabral. Si pones toda la carne en el asador, las cosas saldrán bien, te las reconozcan o no.