¿Somos capaces de controlar el dolor extremo? por el Doctor Escudero