El primero en olvidar es el más feliz.*: