Los niños con cáncer "siguen" a Macaco